Carmelitas Misioneras

Las Carmelitas Misioneras somos una familia nacida de la experiencia carismática y eclesial de Francisco Palau y Quer, nuestro fundador, quien bebiendo de las fuentes de la espiritualidad carmelitana, y escuchando el clamor de su pueblo natal, España, no dudó en buscar los medios necesarios para salvar a su amada Iglesia de las persecuciones sufridas.

Francisco Palau es un buscador incansable de la Iglesia y por ella mil vidas daría. Desde esta experiencia personal, siente el llamado a fundar una Congregación Religiosa que responda a los desafíos de una Iglesia convulsionada y perseguida en pleno siglo XIX.

Religioso Carmelita Descalzo, Sacerdote de su Amada Iglesia, Francisco ve en María, Reina y Madre del Carmelo, un espejo de la misma Iglesia; el legado espiritual de la Orden de Teresa de Ávila y Juan de la Cruz dan solidez y fuerza a su vocación.

Ante todo, pretende que su Congregación Religiosa viva la experiencia contemplativa y oracional que él experimentó y se lance con fuerza y dinamismo a la misión.

Las carmelitas misoneras estamos llamadas, en este presente histórico, a reencender la antorcha de la fidelidad, a recorrer en la Iglesia los caminos del Espíritu y a dar respuestas creativas a los desafíos que nos lanza el mundo de hoy.

Somos mujeres Consagradas al Dios de la vida, seguidoras de Jesús; desde nuestra experiencia de comunión, queremos ser para el mundo un testimonio claro de fraternidad.

En este momento de la historia, lleno de incertidumbre y de gracia, queremos acoger la luz del espíritu que nos guía por caminos de vida nueva, que nos invita a desplegar con creatividad el don vocacional y carismático recibido para vivir, de modo visible y encarnado, el don de la Comunión.